domingo, 17 de mayo de 2009

Fallece el escritor Mario Benedetti a los 88 años

El escritor uruguayo, que arrastraba un delicado estado de salud, ha muerto en su casa, según fuentes próximas a su familia.
El escritor uruguayo Mario Benedetti (Paso de los Toros, Uruguay, 1920) ha muerto este domingo en Montevideo a la edad de 88 años, informaron fuentes próximas a su familia.Benedetti, que arrastraba un delicado estado de salud, estaba en su domicilio de la capital uruguaya en el momento de morir. El escritor había sido ingresado cuatro veces en el último año. La última vez fue el pasado día 6: Benedetti recibió el alta tras 12 días ingresado por una dolencia intestinal.Poeta, narrador, dramaturgo y ensayista, el escritor uruguayo deja tras de sí más de 80 obras. Novelas ('La tregua', 'Gracias por el fuego', 'El cumpleaños de Juan Angel'), poemarios ('Sólo mientras tanto', 'Poemas de la oficina', 'Viento del exilio') y cuentos ('Montevideanos', 'Recuerdos olvidados', 'Despistes y franquezas'), marcados por el amor, la solidaridad y, a medida que pasaba el tiempo, por la muerte.Su última obra publicada, el poemario 'Testigo de uno mismo', fue presentada en agosto del año pasado. En esta obra presentía ya el final de sus días, a la vez que insistía en la soledad sin su amada Luz (su esposa, fallecida en 2006 tras 60 años de matrimonio). "Acontece la noche y estoy solo/ cargo conmigo mismo a duras penas/ al buen amor se lo llevó la muerte/ y no sé para quién seguir viviendo", decía Benedetti.Antes de su último ingreso, Benedetti estaba trabajando en un nuevo libro de poesía cuyo título provisional era 'Biografía para encontrarme'.Aunque para él su galardón más importante era tener lectores, en España su trabajo fue reconocido con el Reina Sofía de Poesía Iberoamericana en 1999. También recibió en 2001, tras superar una dolencia cardiaca, el premio iberoamericano José Martí y el Premio Internacional Menéndez Pelayo en 2005.En su última aparición pública, en diciembre de 2007, Benedetti fue condecorado con la Orden Francisco Miranda por el presidente venezolano, Hugo Chávez, en la Universidad de la República del Uruguay, aclamado por los cientos de estudiantes que reconocían en el poeta a su bardo nacional.

Este lunes 18 Ma. Antonieta Mendivil

Qué puede ser esa lluvia
A eLe y Th
Una lluvia, y parvadas de mariposas vuelan como si fueran pétalos suspendidos; una lluvia, y los cerros parecen recién nacidos, como si una mano sagrada los hubiera bautizado con el nombre de verde.

Una lluvia.
¿Será capaz el ser humano de abrirse, volar, reverdecer, después de tanto dolor y fractura?
¿Qué puede soplar sobre el lodo que avergüenza pasados, para que seque y se espolvoree por siempre? ¿Qué puede murmurarse por encima del cuerpo para que olvide la iniquidad y reviva? ¿En qué agua debe sumergirse un nombre para que nazca otro?
Tal vez baste una mirada. Tal vez un oído sea suficiente. O los dos. No creo que más. Tal vez sólo otro, en algún lugar lejos, pero que por alguna razón, nombre a ese lugar “Aquí”.


Visita el blog de María Antonieta Mendivil

viernes, 8 de mayo de 2009

jueves, 7 de mayo de 2009

LUMINOSA COSECHA DE JUAN MANZ



Por José Terán
letrasytintas.blogspot.com

A unas cuantas calles, hacia la 300s, los campos amarilleaban y en aquél o en el siguiente bloque las trilladoras se movían lentas, dejando una estela de espigas tamizadas: la cosecha del trigo en las extensas planicies del Yaqui había comenzado. Nosotros mirábamos arrobados el renovado milagro de la recolección ese brillante medio día del pasado 27 de abril, mientras nos dirigíamos al Auditorio de la Universidad Tecnológica del Sur de Sonora, ubicada en las afueras de Cajeme, sobre la Norman Borlaug, para acompañar a nuestro querido amigo y compañero de letras Juan Manz, quien cosechaba también, ese mismo día, los primeros frutos del reconocimiento solidario a sus tres décadas de tenaz y paciente trabajo.
Y fue la Agrupación para las Bellas Artes (APALBA) la que decidió, primeramente, homenajear a este escritor y poeta cajemense, instituyendo, a partir de este su XVI Aniversario de existencia, el Festival Cultural “Juan Manz” y entregar dentro de los mismos festejos la primera medalla al mérito cultural que, en esta ocasión, por consenso de las principales instituciones culturales de Sonora le fue conferida al poeta Marco Antonio Campos.
Allí estuvieron, convocados por la directora de APALBA, Irma Arana Rodríguez, las autoridades municipales encabezadas por el alcalde Francisco Villanueva, el anfitrión y Rector de la UTS, Benjamín Barceló; por el Instituto Tecnológico Superior de Cajeme, su Director, Ing. Sergio Pablo Mariscal; el Subsecretario de Educación Media y Superior, Ing. Francisco Curiel Montiel; la escritora y coordinadora de literatura del ISC, Gloria Barragán Rosas, en representación del Dr. Fernando Tapia Grijalva; la Lic. Trinidad Ruíz Ruíz, Directora del Centro de Culturas Populares y representante del Instituto Sonorense de Cultura para el Municipio de Cajeme; el director de la revista cultural Ostimuri, Andrés González Prieto; y el director del Suplemento Cultural del Diario del Yaqui, Ramón Íñiguez Franco, entre otros y otras, así como un nutrido grupo de asistentes que ocuparon todo el recinto y con grandes muestras de entusiasmo ovacionaron a los homenajeados.
Luego de recibir la medalla “Juan Manz”, el poeta Marco Antonio Campos con voz queda y pausada dijo al auditorio que lo siguió atento: “ Primero que nada deseo agradecer a los organizadores, a APALBA, al ITSON, UTS, ITESCA, ISC, Ayuntamiento de Cajeme y al CONACULTA, que hayan creído que yo podía merecer la primera medalla Juan Manz Alaniz, la cual se otorgará anualmente a partir de ahora. Me conmueve, primero, porque detrás de esto, muy profundamente, se hallan las dos personas que quiero y admiro: Irma Arana y Juan Manz. A Irma la conocí en la sala Manuel M. Ponce de Bellas Artes en Ciudad de México en la presentación de mi primera poesía reunida y me insistió mucho que debía venir a leer a esta ciudad. De eso habrán pasado once años y todas las veces que he vuelto ha sido por su iniciativa o por la de Juan Manz. Gracias a Irma y a Juan, Cajeme se ha vuelto para mi una ciudad entrañable. De una cosa estoy seguro: sin Irma Arana la promoción de las artes en Cajeme, sería mucho menos de lo que es, y Juan Manz ha sido su gran compañero en una aventura noble, que trae hondas satisfacciones, pero también amarguras y desencantos. …

“Aquel 1998, por invitación de Irma, vine y di un par de lecturas. Si a Irma le debo las primeras invitaciones, a Juan le debo, como guía y como amigo, conocer paisajes, pueblos y pequeñas ciudades de los alrededores. No sólo eso; Juan Manz es quizás el poeta, al menos que yo he conocido, que mejor conoce las cosas del campo y las tradiciones yaquis…

“Entre barrocos y clásicos y románticos, Juan ha estado mucho más cerca, está mucho más cerca, por fortuna, de los que siguieron y persiguieron los románticos europeos y americanos del siglo XIX. Gracias Juan. No sabes cómo me enorgullece tener esta medalla que desde hoy tiene tú nombre”.

Cuando tocó el turno al poeta del Valle del Yaqui, Juan Manz, éste se dirigió a los asistentes con estas sentidas palabras: “ Tres largas décadas han transcurrido desde que, en 1979, de pronto me vi ante las dos encrucijadas más importantes de mi vida: el desposorio con María Arcelia, mi mujer y compañera, y la disyuntiva de sellar, o no, mi compromiso con la literatura, digamos que, primordialmente con la poesía.
A esa considerable distancia que hoy, necesariamente me separa de esa época de juventud, no sé cuál de los dos Sí, enfáticos y afirmativos pronuncie primero. Sólo sé que, en esta hora, días más, días menos, se cumplen treinta años, repito, de ambos acontecimientos”…
Y parafraseando el “Juramento Yaqui” agregó: “ Y aquí estamos aún, aquí permanecemos, en el puesto mismo que se nos hubo designado desde entonces, armados de una ardiente paciencia, para el cumplimiento de aquellos lejanos compromisos adquiridos …
“Y han sido varios los espacios y lugares en donde nos hemos apostado para el cumplimiento cabal de lo que escogimos como nuestro otro deber: en el curso, en el taller, en la lectura…
Y después de un sentido poema: “Pero se me olvidaba que he venido a este recinto, más que nada, a agradecer este honor que hoy se me concede: el de ser, en vida, profeta de mi tierra, para la defensa de nuestra nación escritural, de nuestra raza lírica, de nuestra religión de letras… en lo próspero y en lo adverso, en la salud y en la enfermedad… ¡Muchas gracias!”
Si bien el poeta y escritor Marco Antonio Campos fue ovacionado y reconocido por su dicción, su calculada modestia y su distinguido aire de viajero incansable, no lo fue menos el poeta nuestro, Juan Manz, profetizado y enhaltecido en su tierra, la tierra de sus parientes, amigos y ancestros, la bendita y generosa tierra del Yaqui que lo ha visto crecer y desarrollarse en la –a veces incomprensible-- república de las letras.
Esa luminosa mañana era la de él, la de Juan Manz, mostrándose en su efigie cincelada sobre la medalla que llevaba su nombre, instituida para el reconocimiento futuro de sus iguales. Manz Alaníz, el ejemplar ciudadano, el trabajador del campo y el poeta nacido entre los feraces terrones de los campos del Yaqui donde el humus y las semillas, como letras y palabras, siempre han prosperado hasta el momento de la trilla.
Así la obra de Juan Manz, en treinta años, creció y se multiplicó desde esos campos hasta otras lejanas fronteras de nuestro país y del extranjero; y a quienes hemos sido sus amigos y compañeros en la literatura --tanto de Cajeme como de Hermosillo—nos hemos sentido felices de que a este poeta sus propios vecinos lo reconozcan y lo admiren.
Avalan la obra de Juan Manz más de media docena de títulos que han ido creciendo como las espigas de sus campos, desde aquél comentado y difundido “Oro Verde”, pasando por “Tres veces espejo” hasta seguir Repasando el Círculo. Además de una incansable labor de promotoría cultural que, como dijo el poeta Marco Antonio Campos, sin esa labor Cajeme no fuera lo que hoy es.

Afuera, más allá de los límites de la UTS una trilladora remontaba perpendicular la planicie amarilla y ondulante, la cosecha de este año, generosa y bendita levantaba su vuelo para llegar a nuestras manos. Así la cosecha de Juan Manz, aquella cortada por sus manos en los campos de la palabra viva y de la entrega, comenzaba a regalarse entre nosotros

miércoles, 6 de mayo de 2009

Benedetti evoluciona satisfactoriamente, pero no se plantea una fecha para ser dado de alta

04.05.09 19:04 h. Agencia EFE
El poeta uruguayo Mario Benedetti evoluciona "satisfactoriamente" de la enfermedad intestinal crónica que motivó su internamiento hace diez días, pero aún no se estima fecha para que reciba el alta y regrese a su domicilio.

Según el parte médico que emitió hoy la Dirección Técnica del Sanatorio Impasa de Montevideo, Benedetti se mantiene "estable" y "lúcido" y sigue alimentándose "correctamente" por vía oral.
El informe indicó que durante el fin de semana el escritor fue dado de alta de la Unidad de Cuidados Intermedios de la clínica y trasladado a planta, pero "no se estima" el tiempo que será necesario, para que reciba el alta y regrese a su domicilio de la capital uruguaya.
Benedetti, de 88 años, fue ingresado en el sanatorio Impasa el pasado 24 de abril por el empeoramiento de una enfermedad intestinal inflamatoria crónica que le hizo requerir cuidados médicos.
El año pasado, el autor uruguayo estuvo ingresado tres veces en la misma clínica de Montevideo.
La primera de ellas, entre enero y febrero, tras sufrir una enterocolitis que le causó deshidratación; la segunda vez en marzo, con problemas respiratorios, y por último, en mayo, a causa de una descompensación.
Autor de más de ochenta libros de poesía, novelas, cuentos y ensayos, así como de guiones de cine, Benedetti ha sido galardonado con el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana (1999), el Premio Iberoamericano José Martí (2001) y el Premio Internacional Menéndez Pelayo (2005).
Su última obra publicada, el poemario "Testigo de uno mismo", fue presentada en agosto del pasado año.
Antes de su ingreso en el sanatorio, Benedetti estaba trabajando en un nuevo libro de poesía cuyo título provisional es "Biografía para encontrarme".

Fuente:





viernes, 1 de mayo de 2009

Reportan leve mejoría del escritor uruguayo Mario Benedetti

Benedetti, quien padece una enfermedad intestinal crónica y asma bronquial, se encuentra internado en la sala de cuidados intermedios en una clínica de Montevideo y su tratamiento está basado en antibióticos y antinflamatorios.

Notimex Publicado: 01/05/2009 16:18

Montevideo. El escritor uruguayo Mario Benedetti experimentó en las últimas horas una "leve mejoría" en su condición de salud, luego que fue internado en una clínica por una enfermedad intestinal, informaron este viernes radioemisoras locales.
El poeta, quien se encuentra desde hace una semana en el sanatorio Impasa, de Montevideo, respondió en forma "adecuada" al tratamiento y ya puede alimentarse en forma autónoma, apuntaron las fuentes, aunque permanecen restringidas las visitas.
Benedetti, de 88 años de edad, quien padece una enfermedad intestinal crónica y asma bronquial, se encuentra internado en la sala de cuidados intermedios de la clínica y su tratamiento está basado en antibióticos y antinflamatorios.
Debido a la mejoría del autor de La tregua, entre otras obras, se estudia su cambio de sala y, para dentro de los próximos días, incluso su alta médica para que pueda retornar a su hogar.
El estado de salud de uno de los autores más queridos de América Latina, se había mantenido en el más secreto hermetismo, pero el martes pasado, ante la ola de rumores, sus doctores tuvieron que enfrentar a la prensa y reconocer que el escritor estaba internado.

Benedetti por siempre